El gigante del fracking, sin frenos en la Región de Murcia

http://www.eldiario.es/murcia/medio_ambiente/gigante-fracking-frenos-Region-Murcia_0_691531841.html

Podemos se encuentra en fase de negociaciones con la Plataforma anti fracking y los municipios afectados para consensuar entre todos una nueva proposición del ley

Las cuadrículas de los permisos vigentes afectan a 280.000 hectáreas que se extienden por las provincias de Murcia, Albacete y Alicante

Erena Calvo

Concentración Stop Fracking

más INFO

El gigante del fracking (fractura hidráulica para la extracción de gas o petróleo) no está “dormido” en la Región de Murcia. La empresa Oil&Gas, una de las que llevan hacia adelante la mayoría de concesiones en la Comunidad continúa haciendo gestiones para avanzar en los sondeos y “no podemos permitirnos el perder ni un segundo para frenar sus actividades”.

Habla Antonio Moya, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Cieza, uno de los municipios afectados por el fracking en la Región, junto a Cieza, Calasparra, Moratalla, Caravaca, Abarán, Cehegín, Bullas, Jumilla y Yecla.

Los primeros permisos en Murcia datan de 2009, Aries I y II, en 2013 se concedieron otros dos, Leo y Escorpio, y se solicitó Acuario. Las cuadrículas de estos permisos afectan a 280.000 hectáreas que se extienden por las provincias de Murcia, Albacete y Alicante, con una población de más de 200.000 personas en el entorno más inmediato a las áreas de investigación, según Podemos.

Para poner freno al fracking, el grupo parlamentario de la formación morada en la Asamblea regional presentó una  proposición de ley el pasado mes de junio que se encuentra actualmente en fase de enmiendas hasta el 5 de octubre. “Acabamos de solicitar un aplazamiento de 15 días, hasta el 20 de octubre, con la esperanza de que pueda ser aprobada con el mayor consenso posible”, afirma Antonio Urbina, miembro de Podemos y encargado de presentar la proposición.

En 2015, recuerda, se aprobó una moción en el Parlamento autonómico y se declaró la Región libre de fracking con el apoyo de Ciudadanos, Psoe y Podemos. “Lo que pasa es que una moción no tiene fuerza legislativa”.

Problemas para la salud pública

El fracking es una técnica de extracción de gas natural mediante la fracturación de la roca usando contaminantes químicos. Se inyecta a alta presión una mezcla de agua, arena y aditivos químicos para romper la roca, abrir y agrandar las fracturas con objeto de que los hidrocarburos atrapados fluyan en el interior del pozo permitiendo su extracción.

Según la proposición de ley de Podemos, se trata de una técnica que genera problemas relativos a la salud pública y el medio ambiente, así como conflictos socio medioambientales donde se pretende instalar el fracking.

En 2017, a raíz del incremento de movilizaciones y campañas anti fracking en España, se registra en Madrid una proposición de ley de Unidos Podemos y se empiezan a redactar leyes prohibicionistas en algunas comunidades autónomas, aunque algunas ya las ha recurrido el Gobierno central al Tribunal Constitucional como la catalana y la cántabra.

“Argumentan –explica Urbina- que las competencias de energía son estatales y una comunidad no tiene potestad para legislar en ese ámbito”.

Por eso, algunos municipios murcianos (los afectados por el permiso Leo) capitaneados por Cieza presentaron este julio una iniciativa legislativa popular no prohibicionista, aunque sí muy restrictiva “de forma que las empresas tengan que abandonar sus actividades”, explica Antonio Moya, concejal de Medio Ambiente de Cieza, que a finales de 2015 se declaró municipio libre de fracking con el apoyo del Partido Popular (PP).

En febrero de 2017, recuerda Moya, se convocó una audiencia pública con colectivos afectados, la Plataforma Cuenca del Segura Libre de Fracking, ecologistas, agricultores, regantes y ciudadanos en general, “se recogieron todas las propuestas y se llevaron a pleno en mayo para elaborar una iniciativa legislativa popular” en línea a la que ya se había presentado en Castilla La Mancha y que fue aprobada por su asamblea regional “sin ningún problema jurídico”.

La iniciativa, que fue aprobada por unanimidad, se llevó al Parlamento autonómico donde ya había otras dos propuestas, una de los socialistas y otra de Podemos.

“El Psoe retiró la suya al entender que la iniciativa popular recogía todas las cuestiones que ellos habían previsto, pero Podemos finalmente mantuvo la suya y dos proposiciones no pueden ser tratadas al mismo tiempo”, explica Moya.

Actualmente, se encuentran en fase de conversaciones los representantes de los municipios con Podemos y la plataforma anti fracking para conseguir el mayor número de apoyos y presentar una sola proposición. “ Hay buena predisposición porque una iniciativa popular tiene mucha fuerza”, apunta el concejal de Medio Ambiente de Cieza, quien añade que sería conveniente que los municipios que aun no estando afectados por Leo también se sumen, “por ejemplo Moratalla sabemos que estaría dispuesto”.

Urbina señala a Madrid porque “sabemos que es allí donde hay que regular esta cuestión definitivamente; países como Francia ya han decretado que se oponen al fracking”.

Y pone el acento en la peligrosidad de esta técnica, incluso en la fase de investigaciones previas para evaluar cuánto gas o petróleo podría estar impregnado en la roca, “ese impacto ya es muy alto y encierra riesgos”.

Rentabilidad económica en duda

Aun así, según analiza, “hoy por hoy el precio al que está el petróleo (unos 52 dólares por barril) no es competitivo para el fracking, que necesitaría unos precios de entre 65 o 70 dólares por barril; y esa es la verdadera barrera para que no se haya acelerado el fracking en España”.

José Antonio Herrera, unos de los portavoces de la Plataforma Cuenca del Segura Libre de Fracking, coincide. “El contexto del precio de los combustibles fósiles no está favoreciendo el fracking, la técnica es costosa y la legislación de protección ambiental en nuestro país supone también un obstáculo”.

En Estados Unidos, donde se ha desarrollado el fracking a gran escala, una de las premisas que lo favorecen es que se rebajan los estándares de protección ambiental, “en caso contrario, no sería rentable”, confirma Herrera, para quien en España también ha ayudado en el freno de la actividad toda la movilización social de rechazo hacia esta práctica que ha desembocado en administraciones autonómicas y locales “plantándole una resistencia importante en todos los territorios donde se dieron concesiones”.

Riesgo de contaminación

Para este miembro de la Plataforma uno de los riesgos mayores del fracking en Murcia es la contaminación de sus aguas porque “utilizan sustancias químicas tóxicas que pueden dañar los ecosistemas”.

Podemos también apunta que uno de los problemas ambientales y de salud pública que más preocupa es el riesgo de contaminación de las aguas superficiales y subterráneas por las sustancias químicas utilizadas en el proceso de fractura hidráulica. Los recursos hídricos, además, “también se ven afectados por la mayor demanda de agua que exige la técnica, lo cual puede tener repercusiones sobre los ecosistemas y afectar así a la biodiversidad”.

Algunos de los permisos de investigación se han concedido sobre acuíferos, “los más frágiles y vulnerables a la contaminación por metano, productos tóxicos y cancerígenos, radioactividad y metales pesados”, recoge la proposición de Podemos.

Además hay riesgo de contaminación del aire y de sismos, lo que preocupa especialmente en la Región, donde hay fallas en activo.

El concejal de Cieza, Antonio Moya, recuerda que hace meses reclamaron a la Confederación Hidrográfica del Segura su opinión sobre los riesgos de contaminación de las aguas subterráneas y de consumo, el pasado 14 de julio, “pero todavía no nos han enviado nada”.

Previamente, señala, el Ministerio de Fomento nos envió un documento a distintos organismos públicos entre los que encontrsaba la CHS para que aportásemos nuestra visión sobre el fracking. “Por eso nosotros nos dirigimos a la Confederación, para que nos hiciesen llegar el informe que hubiesen remitido al Ministerio, pero no hemos obtenido respuesta”.

Esta misma semana, la Plataforma reclamaba el mismo informe a la CHS, y se lamentaban de que no se hayan pronunciado porque “la práctica totalidad de los permisos de prospección están situados sobre acuíferos como el Sinclinal de Calasparra, Molar, Ascoy-Sopalmo o Anticlinal de Socovos, entre otros”.

En el caso del Sinclinal, el acuífero está conectado con el río Segura, “por lo que una eventual contaminación de este acuífero pondría en riesgo también los caudales del Segura desde la Vega Alta”, según la plataforma.

Por otra parte, José Antonio Herrera, de la Plataforma, recuerda que cuando se aviva el debate en torno al fracking se utiliza el tema del trabajo como una inversión que va a generar empleo “pero no se sustenta en ningún estudio serio y no se tiene en cuenta el impacto que podría tener para la economía de unas regiones que son principalmente agrícolas y dependen del agua enormemente”.

Las zonas donde están las cuadrículas además, puntualiza Herrera, afectan a cinco denominaciones de origen protegidas en la Región: El arroz de Calasparra, los vinos de Yecla, Jumilla y Bullas, y la pera de Jumilla”.

En los pueblos afectados por el fracking, señala Herrera, han contado con el favor del PP, aunque en la Asamblea regional “modula su postura y en Madrid es pro fracking”.

Por otra parte, el concejal de Medio Ambiente de Cieza insiste en que hay que seguir trabajando para frenar el fracking, “no podemos perder ni un segundo”. Y apunta a que en junio recibieron un documento de Patrimonio Histórico y Bienes Culturales con una solicitud de información de Oil&Gas sobre un punto entre Hellín y Cieza. “Además sabemos que han consultado a algunos propietarios de fincas privadas para poder realizar prospecciones en sus terrenos; el gigante del fracking no está para nada dormido y tenemos que frenarlo”.

 

Los fondos buitre carroñean con lo más básico: techo, pan y luz

https://www.elsaltodiario.com/femenino-rural/los-fondos-buitre-carronean-con-lo-mas-basico-techo-pan-y-luz

Los fondos buitre carroñean con lo más básico en la ‘Finca España’: Con el techo, con el pan y con la luz, entre otras necesidades.

Los fondos buitre y Luis de Guindos Eduardo Luzzatti

Femenino rural

En la España postburbuja inmobiliaria, los buitres, a menudo alimentados por conocidos bancos nacionales e internacionales y guiados por los serviles córvidos políticos estratégicamente situados en las Administraciones Públicas, tal que el ministro de Economía, el banquero de inversión Luis de Guindos, devoran los despojos de un pueblo esquilmado. El resultado son cientos de miles de familias desahuciadas y con deudas de por vida en un país con un gravísimo problema de vivienda irresuelto; unos productos agroalimentarios menos saludables y más caros producidos por empresas que han adelgazado sus plantillas y precarizado a sus trabajadoras; y una cadena de demandas por una gestión energética que ha pasado de las primas envenenadas a las renovables de Zapatero a la imposición del impuesto al sol de Rajoy. En esta fase del saqueo, tras la socialización de las pérdidas, buitres privados engordan a costa de lo público, sacando tajada de una deuda pública estratosférica ilegítima que pagaremos con sangre, sudor y lágrimas durante generaciones si no logramos impedirlo.
El sector inmobiliario es, sin duda, uno de los preferidos por los buitres en un país donde entre 1997 y 2007 se permitió construir al año, “más viviendas que Alemania, Francia, Italia y Reino Unido juntos”1. Las consecuencias de aquella exuberancia irracional las seguimos pagando las mismas.
Entre los objetivos de los buitres hay hoteles, oficinas, activos logísticos, hipotecas y viviendas, muchas viviendas. Las de protección oficial protagonizan algunos de los casos más sangrantes. Como las 1.860 viviendas de alquiler social que Blackstone compró a la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) siendo alcaldesa Ana Botella, la mujer de José María Aznar, por 127,5 millones de euros, a una media de 69.000 euros por vivienda. Las consecuencias de la gestión buitre para los inquilinos no se hizo esperar: Subidas de las rentas, condiciones abusivas, arbitrariedades y desahucios indiscriminados. Hasta que en mayo de 2017, el Tribunal Supremo cortaba las alas al buitre Blackstone (a través de su filial Fidere) protegiendo los derechos de las inquilinas de esas viviendas sociales2. En junio, la EMVS, dependiente del Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena, ha propuesto declarar nula la venta. 3
En una operación similar, en junio de 2017, el Tribunal Supremo ha admitido a trámite un recurso presentado por los afectados por la venta de 2.935 viviendas públicas del IVIMA, dependiente de la Comunidad de Madrid, a los buitres Azora-Goldman Sachs por 201 millones de euros. Afectados y la Asociación Corruptil han pedido a los tribunales que investiguen posibles “acuerdos entre tres fondos de inversión (Goldman, Blackstone y Cerberus) para adjudicarse cada uno las operaciones inmobiliarias de envergadura realizadas en Madrid por administraciones del PP”. Otra de esas operaciones fue la concesión de la SAREB (banco malo) de 52.000 préstamos de Bankia a Cerberus. Casualmente, el hijo del expresidente del Gobierno, José María Aznar, y la exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, José María Aznar Botella, es consejero de Cerberus a través del córvido local Poniente Capital. 4
El top ten de inversores en deuda ‘distressed’ (en dificultades) inmobiliaria en Europa en el segundo trimestre de 2015, según el informe ‘From Puerto Rico to the Dublin Docklands; vulture funds and debt in Ireland and the global south’ ha sido, por este orden: Cerberus, Deutsche Bank / Apollo, Lone Star, JP Morgan, Oaktree Capital, Fortress / Eurocastle, Sankaty, Blackstone, Goldman Sachs y Otto Group. La gran mayoría de ellos se ha puesto las botas en la hiperendeudada España tras el descalabro del ladrillo.

El buitre que acorraló a Argentina, Paul Singer, huele la sangre de los despojos del Popular

El especulador buitre por antonomasia, Paul Singer, que acorraló a Argentina5, también quiso pillar cacho en España. Uno de sus fondos buitre, Elliott, se hizo en 2015 con pisos de Bankinter por 60 millones de euros. Previamente, adquirió 1.354 millones de euros en créditos fallidos de Bankia (junto con Cerberus y la empresa noruega de recobros Lindorff) y 300 millones del Santander, con unos descuentos del 95%. A partir de ese momento, Lindorff acosa a sus clientes vía telefónica, presencial y judicial y los maltrata con frases como ésta: “Estás hablando por teléfono, alguien te lo pagará. Quien te paga el teléfono, que te pague la deuda. En algún sitio vivirás. Quien te acoge, que te pague la deuda”.6
Elliott también compró la firma de recuperación de deudas doméstica Gesif para convertirla en su base de operaciones en el mercado español. Su directora general era Melania Sebas­tián, exresponsable de Ges­tión de Información de Banca Co­mercial de Caja Madrid, quien seguiría en la usurera Gesif. Nótese cómo una exdirectiva de Caja Ma­drid hace de intermediaria entre la ya nacionalizada Bankia y el fondo buitre Elliott.
Paul Singer no ha sido el único en ponerse las botas en el muladar ibérico. Ni mucho menos. A finales de 2014, 41.200 millones de euros de los 50.000 del banco malo o SAREB pasaron a ser gestionados por tres fondos oportunistas estadounidenses: Cerberus (Haya Real Estate),TPG y Apollo, que se hicieron con las plataformas inmobiliarias de algunos de los principales bancos españoles: Bankia, CaixaBank y Santander, respectivamente7. Los tres fondos más Solvia, del Sabadell, desembolsaron inicialmente 600 millones de euros por 126.000 activos, entre préstamos e inmuebles. Fuera del banco malo, Blackstone se adjudicó la plataforma inmobiliaria de Catalunya Caixa, Cerberus la de Cajamar, Centerbridge la de BMN, Lone Star la de Kutxabank y Värde-Kennedy la del Popular.
La tendencia sigue a día de hoy. Unos meses antes de que el Santander comprara el Popular por un euro en junio de 2017, éste vendió una cartera de deuda de 220 millones de euros de principal aportando como colateral activos hoteleros. También colocó 400 millones de euros con activos colaterales de viviendas, plazas de garaje y trasteros. Los compradores fueron Apollo y Blackstone, respectivamente.
Las pérdidas ocasionadas por el colapso del Popular han provocado decenas de demandas, entre ellas, por parte de la estadounidense Pimco, una de las mayores gestoras de fondos del mundo, que baraja demandar desde al Santander hasta al Banco Central Europeo (BCE), o al fondo de rescate europeo8. El propio Paul Singer, a través de Elliott Management está sondeando el mercado para comprar antiguos bonos del Popular a precio de saldo (valorados en menos del 5% sobre su valor nominal) y negociando con otros fondos un frente común para pleitear contra el proceso de resolución del banco. También a través de su filial Bentham Ventures, “explora oportunidades en relación a Popular con vistas a una actuación coordinada”, según fuentes cercanas a la entidad citadas por ‘Expansión’. El fondo pagaría los gastos legales de los fondos en el proceso, y en caso de éxito se llevaría una parte de la potencial compensación.9
Hasta marzo de 2017, la inversión inmobiliaria en España superaba los 3.400 millones de euros. Sus protagonistas, conocidos fondos que operan como buitres: GreenOak, Värde, Blackstone… A la altura de abril de 2017, sólo Bankia, Sabadell, Deutsche Bank y BBVA habían colocado 1.600 millones de euros a Blackstone, Grove u Oaktree.

Buitres a la espera del rescate de autopistas de peaje en quiebra

Los buitres no le hacen ascos a nada. Por ejemplo, a las autopistas de peaje que se construyeron también en la era Aznar, hoy en quiebra. En total, nueve. Cuatro buitres (Taconic, Kingstreet, Strategic Value y Atlestor) se han quedado con la mayor parte de su deuda financiera, que asciende, junto con la que está en manos de bancos como Deutsche Bank, JP Morgan, Goldman Sachs o Bankia y concesionarias, a cerca de 6.000 millones de euros, que pretenden que asuma el Gobierno. Los fondos han contratado a la firma especializada Houlihan Lokey, conocida por su intervención en Lehman Brothers o Abengoa.
Los citados fondos compraron la deuda a bancos españoles y extranjeros que habían participado en la financiación de las obras y que decidieron irse ante la dificultad de llegar a un acuerdo. Lo hicieron con pérdidas, ya que en algunos casos los cobros se aproximaron al 10% del valor nominal. Entre los bancos que vendieron están Santander, BBVA, Popular, Natixis, Société Générale, ING y Bank of Tokyo-Mitsubishi…, informa ‘El País’. La cifra, cualquiera que sea, iría contra el déficit del Estado, lo cual compromete el cumplimiento de los objetivos impuestos por Bruselas.10
Los buitres tampoco le hacen ascos a otros activos inmobiliarios llamados “alternativos”, como los sanitarios, residencias de ancianos o de estudiantes. En estas últimas hozó Oaktree, con residencias en Madrid y Barcelona cuya venta ha complicado la llegada a las alcaldías de Madrid y Barcelona de Manuela Carmena y Ada Colau. 11
Oaktree, que lo mismo se da un atracón de ladrillo merendándose el banco malo del Deutsche Bank en España o zampándose las promociones fallidas en la costa que heredó el Sabadell con la compra de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), también es capaz de hincar el diente a Panrico, empresa de pan de molde y bollería, cuyos trabajadores no han parado de sufrir, incluso un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), desde que el buitre puso en ella sus garras. Finalmente, se la vendió al grupo mexicano Bimbo por 190 millones de euros, 89 millones más de lo que aportó.12 Oaktree también ha querido sacar tajada de la fábrica de productos cárnicos Campofrío.
Con las cosas de comer no se juega, dice el refrán. A los buitres eso les da igual. PJT Partners, una escisión de Blackstone, es una firma especializada en servicios de asesoramiento a la banca de inversión. Entre sus consejeros cuenta con James Costos, exembajador de EEUU en España bajo la administración Obama. Y entre sus operaciones en España, buitreras como la reestructuración de Isolux o la citada venta de Panrico a Bimbo.
PJT Partners también han participado en la venta de la mayor panadería de España, Berlys Corporación Alimentaria, anteriormente conocida como Panaderías Navarras (Panasa). Artá Capital, la firma de capital riesgo participada por Corporación Financiera Alba, y N+1, ahora rebautizada como Alantra, decidieron poner a la venta Panasa, la empresa líder en fabricación, distribución y comercialización de pan, bollería y pastelería fresca y congelada de España.13

Del pan, al aceite

Y del pan, al aceite. Resulta que la mayor productora mundial de aceite de oliva español está en manos de un fondo de capital riesgo británico, CVC Capital Partners, que opera con la lógica buitre: se hizo con la aceitera tras el fortísimo endeudamiento, que llegó a los 1.500 millones de euros, al que llevó a la compañía la irregular gestión de SOS Cuétara (germen de Deóleo), por parte de los hermanos Salazar, hoy en el banquillo por múltiples delitos societarios. Desde que el fondo de capital riesgo manipula Deóleo, que cotiza en bolsa, ha italianizado la cúpula de la compañía, los precios del oro líquido no paran de subir, alcanzando precios máximos en una década, y las condiciones tanto de la empresa como de los trabajadores no paran de empeorar. A principios de 2017, aprobó un ERE que afectó a un centenar de trabajadores, después de ir vendiendo las plantas a trozos. “El objetivo del fondo CVC es desguazar la empresa”, se temen los minoritarios, que sospechan que su objetivo es no poder pagar la hipoteca para ejecutar la deuda y quedarse con los activos a precio de saldo. CVC está presente actualmente en España en otros sectores como el textil (Cortefiel), el geriátrico (Vitalia Home), o el energético (CLH).
Precisamente, los mismos fondos buitre que encarecen el aceite de oliva español o echan de sus casas a familias enteras no tienen empacho en chupar la sangre también al sector energético. Los fondos CVC, KKR y Blackstone sobrevuelan la eléctrica que fuera española y pública Endesa para hacerse con su control, actualmente en manos del Estado italiano a través de Enel. Troceada y amputada su pata latinoamericana, los italianos destinan el 100% de los beneficios de la segunda eléctrica española a dividendos. 14
La propia Endesa negocia la compra de Renovalia Energy a Cerberus, que compró la renovable en 2015 a los exdueños de los quesos Forlasa. Algo debió de ver Cerberus en las renovables españolas pese al impuesto al sol del Gobierno Rajoy, porque en 2015 adquirió cuatro parques eólicos y varios fotovoltaicos.15 Por su parte, también en 2015, Oaktree compró la empresa de renovables Eolia. Son sólo dos ejemplos. Hay muchos más. 16
Recientemente, a primeros de mayo de 2017, España perdió su primer arbitraje ante la Corte Internacional de Arreglo de Diferencias del Banco Mundial, el Ciadi, por los recortes aplicados desde 2010 a las ayudas a las renovables. El laudo dio la razón a la británica Eiser Infrastructure Limited, fondo ligado a ABN Amro, y su filial luxemburguesa Energia Solar Luxembourg y condenó a España a pagar 128 millones de euros más intereses. Esta Corte del Banco Mundial considera ilegal la transformación radical del marco regulatorio renovable español, con Zapatero primero, a finales de 2010, con Rajoy después, en 2013 y 2014.

Sobrevolando las renovables

Detrás de ésta, hay esperando otras 27 denuncias pendientes de empresas que invirtieron en renovables. “Se trata principalmente de fondos de renta variable privados que entraron en el mercado después de que la crisis hubiera comenzado, según el informe publicado por las ONG Transnational Institute y Corporate Europe Observatory”, cita Juan Hernández Vigueras, miembro del Consejo Científico de ATTAC España, que ha escrito el libro ‘Los fondos buitre. Capitalismo depredador’.
En un artículo titulado ‘Fondos buitre en España: De la especulación a los pleitos’, Hernández Vigueras explica que estas demandas se basan en el Tratado de la Carta de la Energía, un convenio multilateral que proporciona protección a los inversores en el sector energético, reconociéndoles derechos similares a los de los tratados bilaterales de inversión (TBI) y que también permiten a las empresas demandar a los gobiernos ante los tribunales internacionales de arbitraje.
Llama la atención que muchos de estos demandantes están asesorados por la firma de abogados Allen & Overy, que casualmente ha asesorado a Eiser, la que ha ganado el primer arbitraje ante el Banco Mundial. Otro aspecto que destaca el informe citado por Hernández Vigueras en su artículo es cuándo invirtieron estos fondos: “Cuando llegó la mayoría de estos inversores extranjeros, España estaba en plena crisis económica y ya habían comenzado las restricciones a las subvenciones a la energía solar. Lo que permite pensar que estas firmas practicaban estrategias especulativas similares a los fondos buitre, buscando la rentabilidad en la garantía del Estado que lograrían vía pleitos”. 17
De este modo, vemos cómo los mismos buitres son capaces de especular con la vivienda, con la alimentación y con la energía. Han picoteado en muchos otros sectores, como el de las apuestas deportivas (Blackstone jugó en Codere) o las clínicas dentales, como la polémica Vitaldent, donde opera Javier Botín, de la familia que preside el Santander. En muchas ocasiones, los buitres vienen de la mano de presuntamente prestigiosos bancos nacionales e internacionales, que aunque se escondan tras cambios de nombre y se protejan en paraísos fiscales, tienen igualmente las garras manchadas de sangre.

www.femeninorural.com

NOTAS
1 En España se construyen más viviendas que en cuatro países europeos juntos. Idealista.com (30/04/2004). Ver online
2 El Supremo corta las alas al negocio del fondo buitre que compró viviendas sociales en Madrid. eldiario.es. (24/05/2017) Ver online
3 Carmena buscará la anulación de la venta de vivienda protegida al fondo Blackstone. CincoDias.com. (16/06/2017) Ver online
4 Amplían el cerco judicial a las operaciones de los fondos buitre con viviendas sociales. ElConfidencial.com. (12/02/2016). Ver online
5 Los fondos buitre que acorralan Argentina también van a por ti. Diagonalperiodico.net. (05/07/2014). Ver online
6 “Quien te paga el teléfono, que te pague la deuda”, al habla los fondos buitre. Diagonalperiodico.net (14/10/2013). Ver online: “Quien te paga el teléfono, que te pague la deuda”, al habla los fondos buitre
7 Sabadell, Haya, TPG y Apollo gestionarán la cartera de Sareb. Cinco Días. (4/12/2014). Ver online
8 El gigante de los fondos Pimco estudia demandas tras perder 280 millones en Popular. Vozpópuli.com. (12/06/2017). Ver online
9 El gigante de la inversión Elliott se ofrece a financiar pleitos por Popular. Expansion.com. (27/06/2017). Ver online
10 El delirio de las autopistas de peaje en quiebra. ElPais.com. (02/03/2017). Ver online
11 Colau y Carmena retrasan a Oaktree la venta de residencias de estudiantes. ElEconomista.es (20/10/2016). Ver online
12 Bimbo. El fondo Oaktree gana 190 millones con la venta de Panrico, 89 más de los que aportó. Hispanidad.com. (10/07/2015). Ver online
13 Los March y Alantra venden la mayor panadería de España por 400 millones. ElConfidencial.com (20/01/2017). Ver online
14 CVC, KKR y Blackstone reactivan la compra de Endesa con el apoyo de Madrid y Roma. ElConfidencial.com (08/03/2017). Ver online
15 Fondos buitre y multinacionales aprovechan el desguace de las renovables tras la reforma energética eldiario.es (14/02/2016) Ver online: Fondos buitre y multinacionales aprovechan el desguace de las renovables tras la reforma energética
16 Endesa negocia la compra de Renovalia al fondo de Aznar Jr. por 1.700 millones. ElConfidencial.com (10/02/2017). Ver online
17 Fondos buitre en España: de la especulación a los pleitos. Attac.es (03/09/2015). Ver online

Venenos silenciosos

José Luis Barbería

http://elpaissemanal.elpais.com/documentos/venenos-silenciosos-contaminacion/

Cáncer, infertilidad, diabetes, superbacterias resistentes a los antibióticos… Son las nuevas plagas de la contaminación global, vinculadas a la exposición creciente a compuestos químicos relacionados con nuestro estilo de vida.

LA LECHUGA que usted se sirve a la mesa puede muy bien haber sido regada con amoxicilina o ibuprofeno, sobre todo si el suministrador irriga su huerta con aguas residuales; el pescado que consume puede contener metales pesados, particularmente si se trata de un pez grande, depredador; y el filete de carne quizá proceda de un animal tratado con fármacos o alimentado con piensos basura.

El químico estadounidense Thomas Midgley, inventor de los compuestos clorofluorocarbonos (CFC), falleció en 1944 con la satisfacción de haber hecho un gran servicio a la humanidad. Los CFC, utilizados como refrigeradores en el aire acondicionado de los vehículos, la industria y las neveras domésticas, estaban desempeñando un papel importante en la conservación de los alimentos y, por lo tanto, en la lucha contra el hambre en el mundo. Años después, se evidenció que los CFC eran los principales causantes de la destrucción de la capa de ozono.

El suizo Paul Hermann Müller, premio Nobel de Medicina en 1948 por su descubrimiento del compuesto organoclorado DDT (difenil tricloroetano), tuvo peor suerte. Murió en 1965, tres años después de que el libro La primavera silenciosa, de la bióloga marina Rachel Carson, pusiera de manifiesto que su popular insecticida, tan eficaz en la lucha contra la malaria y la fiebre amarilla, había contaminado hasta al último habitante y rincón del planeta, además de extinguir a especies de fauna y flora. Pese a que fue prohibido en los años setenta, la humanidad y los animales al completo seguimos todavía portando cantidades residuales de ese compuesto. El DDT está hoy presente en las placentas, los cordones umbilicales y la leche con que las madres actuales amamantan a los bebés. Además de DDT, nuestros niños presentan muchas otras sustancias de síntesis en orina y sangre.

“¿Es posible hacer un uso sostenible de los productos químicos que mejoran nuestra calidad de vida y, al mismo tiempo, disfrutar de un planeta no contaminado? ¿Podemos seguir vertiendo al medio ambiente todo aquello que nos sobra como si el planeta fuera un sumidero sin fin?”, se pregunta Félix Hernández, catedrático de Química Analítica de la Universidad Jaume I de Castellón. Son interrogantes que llevan tiempo revoloteando sobre la comunidad científica, pero es ahora cuando adquieren un tono de alarma. Las nuevas técnicas de análisis, capaces de detectar concentraciones de sustancias químicas que antes pasaban inadvertidas, han puesto al descubierto un universo contaminante nuevo, inherente a nuestro estilo de vida, que surge del uso intensivo de fármacos y drogas, de detergentes, productos de limpieza, higiene y cosmética, así como de aditivos de gasolina, del consumo de alimentos enlatados y envasados y de los innumerables compuestos plásticos sintetizados por la industria química. Es una toxicidad, por lo general, de poca intensidad, pero silenciosa, múltiple, permanente y global, que se propaga por el aire, los alimentos, la ropa o el agua.

El planeta viene a ser un circuito cerrado de tráfico acumulativo de sustancias sintéticas no biodegradables que transitan por las cadenas alimentarias. A falta de un consenso científico sobre las dosis de concentración peligrosas para la salud humana y el medio ambiente, estos contaminantes, denominados emergentes, continúan contando con el visto bueno administrativo, aunque cada vez están más sujetos a investigación. Los científicos punteros en el fenómeno advierten que nuestra exposición creciente y masiva a estos compuestos está contribuyendo de manera significativa al aumento de los cánceres, la caída de la fertilidad y el incremento de la diabetes, además de a la aparición de superbacterias resistentes a los antibióticos.

Pese a su prohibición en los años setenta, el DDT sigue presente hoy en las placentas, los cordones umbilicales y la leche materna

“La situación es muy seria. Estamos expuestos a sustancias capaces de alterar nuestro sistema hormonal y causarnos problemas de salud de efectos irreversibles. Las investigaciones están haciendo temblar las bases de la toxicología reguladora, y aunque los lobbies industriales se están movilizando con el mensaje de que no pasa nada, hay una brecha entre la ciencia clínica y las reglamentaciones”, afirma Nicolás Olea, reputado especialista en los contaminantes emergentes que actúan como “disruptores endocrinos”, compuestos químicos que interfieren en el sistema hormonal humano y animal y alteran nuestro crecimiento y reproducción. Miembro de los comités de expertos de Dinamarca y Francia, es el científico más veces citado por sus pares en esta materia (12.800). Y la Unión Europea acaba de encargarle un proyecto presupuestado en 75 millones de euros para que investigue la exposición comunitaria a estos contaminantes.

Los experimentos realizados con peces, moluscos y gasterópodos permiten a los investigadores atribuir a los disruptores endocrinos fenómenos de feminización, hermafroditismo y masculinización, malformaciones en recién nacidos, el desarrollo de cánceres de dependencia hormonal —mama, próstata, ovarios—, el aumento de la infertilidad y el crecimiento de tejido endometrial fuera del útero (endometriosis). Otro ejemplo: la pérdida de cantidad y calidad del semen es un hecho. Se sabe que el conteo espermático cayó casi al 50% durante el periodo 1940-1990.

“La salud de nuestro planeta y la nuestra propia están amenazadas”, advierte Miren López de Alda, especialista del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en diagnóstico ambiental y estudios del agua. “Durante décadas, hemos vertido al medio ambiente toneladas de sustancias biológicamente activas, sintetizadas para su uso en la agricultura, la industria, la medicina, etcétera. Como consecuencia de su uso intensivo, sobre todo, en granjas y piscifactorías, algunos antibióticos se han hecho ineficaces”.

Muchos fármacos y pesticidas —ambos se utilizan en cantidades similares— persisten durante décadas en el medio ambiente acuático, a veces modificados y sujetos a transformaciones químicas incontroladas. “Antiguamente se creía que todo dependía de la dosis”, explica Miquel Porta, catedrático de Salud Pública en la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador del IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas). “El veneno es la dosis’, dejó escrito el alquimista y médico Paracelso hace 500 años. Pero hoy sabemos que los contaminantes pueden ser también dañinos a concentraciones bajas”.

“Una parte preocupante de los trastornos y enfermedades crónicas o degenerativas, como las cardiovasculares, ciertos cánceres, la infertilidad, la diabetes, el párkinson o alzhéimer, se debe a las mezclas de contaminantes químicos artificiales”, asegura Porta. “Los llevamos en nuestro cuerpo porque estamos expuestos a ellos de forma continuada y muchos se nos acumulan. La principal vía de penetración en el cuerpo son los alimentos y sus envases, el aire y el agua, la ropa que contiene sustancias plastificadas, los productos de limpieza de la casa y de higiene personal, cosméticos, juguetes… Estos contaminantes perturban nuestra fisiología, incrementan las alteraciones genéticas y epigenéticas: lesionan nuestro ADN y dañan nuestro sistema nervioso”.

De los 140.000 productos que sintetiza la industria química, solo se han analizado 1.600 para ver si son tóxicos o cancerígenos

En apoyo de esta tesis, el investigador barcelonés aduce un largo listado de estudios que demuestran la presencia de contaminantes en la sangre de las embarazadas, adolescentes y niños de distintas ciudades españolas. “Hace 25 años pensaba que las conclusiones de Nicolás Olea eran algo alarmistas, pero ahora creo que se quedaba corto”, prosigue Porta. “La situación es mucho peor de lo que parecía. A los viejos contaminantes persistentes que entraron en la cadena alimentaria humana y animal décadas atrás, antes de ser prohibidos, se están uniendo los 140.000 productos sintetizados por la industria química. Solo unos 1.600, el 1,1%, han sido analizados para determinar si son cancerígenos, tóxicos para la reproducción o disruptores endocrinos, así que nos quedan por analizar los 138.400 restantes”. Todos los años salen al mercado entre 500 y 1.000 nuevos productos. Solo el comercio mundial de automóviles supera al de las sustancias químicas.

“No tenemos una imagen completa de todos los componentes industriales sintetizados en el mercado de la UE”, admite Hanna-Kaisa Torkkeli, portavoz de la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA), con sede en Helsinki. “Nuestro reglamento comunitario REACH es pionero en exigir a las industrias que aporten datos que cumplan con los requisitos legales, pero la calidad de la información que nos suministran dificulta a menudo que podamos hacernos un juicio global sobre la peligrosidad del producto en cuestión. Las autoridades regulatorias analizan cientos de sustancias, al tiempo que insistimos a las empresas para que nos ofrezcan datos más fiables”. De los 553 compuestos evaluados como potenciales disruptores endocrinos, 194 han sido incluidos en la categoría “clara evidencia de perturbación endocrina” y 125 en la de “posibilidad de perturbación endocrina”.

La ECHA tiene abierto un plazo que finaliza el 31 de mayo de 2018 para que las industrias registren las sustancias químicas que fabrican o importan en cantidad superior a una tonelada. “Más de 11.000 empresas lo han hecho hasta ahora”, afirma Hanna-Kaisa Torkkeli. “Nuestra base de datos reúne información de más de 120.000 productos químicos. De las 173 sustancias consideradas de gran peligrosidad potencial, 31 han sido incluidas en el listado de las que únicamente pueden ser comercializadas con una autorización específica. El control efectivo es mucho mayor que hace 10 años”.

“Nosotros aplicamos el reglamento REACH y somos un sector superregulado”, manifiesta María Eugenia Anta, directora de Tutela de Producto de la patronal química Feique. “Aunque no podemos evitar que la gente se tire a un río contaminado. Este es un tema complejo. Hay miles de sustancias, incluidos el café y la soja, que pueden interactuar en el terreno endocrino. Nosotros hacemos nuestros propios estudios y réplicas de las investigaciones y creemos que un producto puede tener efectos sobre los animales, pero no sobre las personas”.

La industria química española viene de experimentar una década prodigiosa con un aumento espec­tacular de las exportaciones y unos ingresos superiores a los 60.000 millones de euros anuales. Da empleo a 191.000 personas y supone el 12,4% del PIB. “Innovando para un futuro sostenible. La química como solución inteligente para el futuro de las personas”, es el lema que preside la asociación patronal.

“El poder de producción e innovación de la industria química farmacéutica y alimentaria es muy superior a la capacidad de control de las Administraciones”, declara Jesús Ibarluzea, biólogo de la sanidad vasca. “Ahora sabemos que no todo lo que viene con el marchamo de progreso es para bien. Antes, considerábamos que el tejido adiposo era neutro, pero ahora vemos que muchas sustancias se acumulan en él, son obesogénicas. También comprobamos que los niños más expuestos a los compuestos organoclorados (plaguicidas y PCB) tienen menor desarrollo físico y neurológico; que hay compuestos organobromados en plásticos y espumas; que los bisfenoles están presentes en la capa interior blanca de las latas de conservas y en diversas resinas; y que el teflón, el compuesto perfluorado que forma la capa antiadherente de las sartenes, termina en nuestro estómago. A este largo listado hay que añadir otro montón de sustancias que se encuentran en los productos de limpieza, cosmética o protección solar, algunos con propiedades de disruptores endocrinos, pero, en general, poco conocidos en sus efectos sobre la salud”.

Los niños de Valencia tienen más mercurio porque consumen más pescado. Cada región, cada país, tiene su huella tóxica

“Sabemos que los microplásticos utilizados en la fabricación de bolsas, contenedores de bebida y comida, envoltorios y juguetes pueden durar hasta 100 años en el mar, ser ingeridos por peces mesopelágicos (que navegan entre la superficie y los 200 metros de profundidad) y pasar a formar parte de nuestra cadena alimentaria. Es lo que yo llamo la “contaminación interior”, abunda Miquel Porta. Al igual que la OMS (Organización Mundial de la Salud), las agencias europeas reconocen que, efectivamente, algunas de las sustancias sintetizadas pueden causar infertilidad, diabetes y cáncer. Admiten igualmente que el cuerpo humano no es capaz de metabolizar compuestos plásticos y otras sustancias utilizadas por la industria.

José Luis Rodríguez Gil, investigador especializado en ciencias ambientales y miembro de la Sociedad de Toxicología y Química Ambiental (SETAC), relativiza el peligro de los componentes sintéticos y pone en valor los beneficios en la pelea contra el cáncer que proporciona haber reducido el uso de estufas y chimeneas. Juzga irrelevante que las sustancias contaminantes sean sintéticas o de origen natural y defiende que el cuerpo humano puede metabolizar o almacenar ambas igual e indistintamente. “La función principal del hígado es deshacerse de esos compuestos”, apunta. A la espera de nuevas pruebas, se inclina por atribuir a los cambios en el estilo de vida las tasas de incidencia de enfermedades que detectan los estudios epidemiológicos. Admite, eso sí, como “áreas de incertidumbre” y fuentes de “alarma”, la exposición a los antibióticos, a los disruptores endocrinos y a las mezclas de sustancias, pero indica: “Hasta hoy no tenemos la certeza al 100% de que exista un problema generalizado y, de haberlo, cuáles serían los compuestos responsables”.

La suya es una posición discutida. “El hombre ha estado siempre expuesto a mezclas complejas de compuestos químicos, pero el número y variedad de ellos, en su mayoría sintéticos, han aumentado de forma exponencial en las últimas décadas y en un periodo de tiempo corto que hace difícil que la naturaleza pueda adaptarse”, subraya Miren López de Alda. “No es cierto que los actuales niveles sanguíneos de tóxicos hayan existido siempre”, asevera Miquel Porta. “Comparar la toxicidad actual con la que generaban el carbón de cocina, etcétera, es un despropósito semejante al de equiparar la contaminación de nuestros días con la producida por las erupciones volcánicas y los grandes incendios de la antigüedad. Lo que tenemos ahora en el cuerpo es miles de veces superior”.

Un obstáculo mayor a la hora de asentar la certidumbre científica en los foros de la industria, las Administraciones y la política es la dificultad de establecer con exactitud qué cantidades de las sustancias disruptivas representan un peligro objetivo para el ser humano. Se sabe que en los momentos críticos de la gestación y la primera infancia una pequeña dosis puede ser muy dañina. “El bebé que mama leche contaminada no va a caer fulminado en el acto, desde luego, pero puede tener un problema de fertilidad décadas más tarde”, apunta Nicolás Olea. Si asociar causa (contaminación) y efecto (enfermedad) en el plano individual resulta difícil, lo es mucho más evaluar con precisión las consecuencias de la exposición múltiple ambiental, el denominado “efecto cóctel”. “Somos más complejos que los peces y a nosotros enfermar nos lleva su tiempo, pero la exposición continuada a bajas dosis y sus efectos están ahí”, subraya Olea.

Además de DDT, el científico de Granada ha encontrado otro disruptor endocrino, el tetrabromo bisfenol A (un eficaz retardador de la llama utilizado en el textil que evita que los objetos ardan), en la totalidad de las placentas y la sangre de bebé analizadas. “El cáncer de mama en Granada aumenta anualmente el 2,8% y ese incremento no es solo atribuible al hecho de que las mujeres tienen ahora hijos más tarde —dar de mamar previene contra ese cáncer—, sino también a la contaminación ambiental”, asegura. “Es esa contaminación, que en algunas personas supera el centenar de compuestos químicos en sangre, la que explica que los niños españoles meen plásticos, cosméticos, metales pesados… Los de Valencia tienen más mercurio de la cuenta, y es porque consumen más pescado. Cada región, cada país, tiene su propia huella tóxica, pero el fenómeno es general. Cabe muy poco consuelo cuando te dicen que los niños alemanes tienen incluso valores superiores a los nuestros”.

La constatación de que las madres transfieren parte de su contaminación a los bebés que amamantan ha llevado incluso a cuestionar la conveniencia de la lactancia, aunque los especialistas se pronuncian a favor de mantenerla por los grandes beneficios de la leche materna. “Todos los esfuerzos de la industria y de las Administraciones van encaminados al diagnóstico y al tratamiento individualizado, cuando lo que tenemos es un problema ambiental que deberíamos encauzar por la vía de la prevención”, asevera Olea. “Es absurdo combatir la infertilidad derivada de la técnica con más técnica y multiplicando las clínicas de fertilización privadas. Alguien debería ver esto con perspectiva”.

LOS EXPERTOS PIDEN QUE SE INSTALEN FILTROS EN LAS DEPURADORAS PARA IMPEDIR QUE LOS NUEVOS TÓXICOS SINTÉTICOS PASEN AL CICLO DEL AGUA

¿Qué hacer? Dar marcha atrás en los hábitos de consumo parece una quimera. ¿Acaso podemos prescindir de los plastificantes y del resto de policarbonatos que se nos han hecho indispensables y sustentan parte de la economía? ¿Habría que prohibir la píldora anticonceptiva y el tratamiento contra la menopausia, dos de los estrógenos sintéticos que más disforia de género producen? La retirada del mercado del Vioxx, el antiinflamatorio cardiotóxico, solo se produjo en septiembre de 2004 después de largos meses de debate y cuando el número de sus víctimas se contaban por miles. Hubo que esperar a junio de 2011 para que la UE prohibiera los biberones de plasma de policarbonato de toda la vida. A propósito de las actuaciones de la multinacional Monsanto, acusada de amañar mediante sobornos informes falsamente científicos favorables a sus intereses, la Corte Penal Internacional ha propuesto incorporar el delito de ecocidio para quienes “causen daños sustanciales y duraderos a la diversidad biológica y a los ecosistemas y afecten a la vida y salud de las poblaciones humanas”.

Parece obligado que determinados fármacos —el amidotrizoato y el iopamidol (utilizados como medio de contraste en rayos X), la carbamazepina (de uso en el tratamiento de la epilepsia), el diclofenaco (analgésico) y el clotrimazol (antimicótico)— pasen a ser considerados sustancias prioritarias peligrosas por su ecotoxicidad en el medio ambiente. Pero, más allá de las prohibiciones puntuales, lo que se propone son medidas preventivas. La más reclamada por los especialistas medioambientales, aunque costosa, es la instalación de filtros de tratamiento modernos en las estaciones depuradoras de aguas residuales para impedir que los nuevos tóxicos sintéticos pasen al ciclo del agua.

“No es cierto que no pueda hacerse nada”, opina Miquel Porta. “Se puede mejorar la eficacia de las agencias de salud públicas; apoyar a los agricultores, ganaderos y empresarios para que hagan mejor su trabajo; se puede mentalizar a la población para que no caliente en el microondas alimentos dentro de tuppers o envases de plástico y para que recicle mejor y no vierta fármacos ni productos tóxicos por los desagües”. Si, como sostienen los científicos, los detergentes, fármacos y cosméticos participan activamente en la contaminación general, haríamos bien en autolimitarnos en su uso. Hoy por hoy, vivimos instalados en la paradoja de que cuanto más cuidados e higiene personal nos aplicamos y más y más limpiamos nuestros hogares, más contribuimos a propagar las sustancias tóxicas.

Como con el cambio climático, encarrilar el problema requerirá consenso político, grandes acuerdos y una nueva conciencia ciudadana. Nicolás Olea no oculta su impaciencia: “A menudo me pregunto si quienes nos patrocinan y subvencionan, incluso generosamente, se leen las conclusiones de nuestros trabajos. Me gustaría que los escépticos se imaginaran por un momento que tenemos razón y que todo esto que decimos se manifiesta claramente dentro de 40 años, cuando haya que entonar a coro: ¡La hemos hecho buena, la hemos fastidiado bien!”.

 

¿Cómo y porqué crear un Banco de semillas?

http://www.bioecoactual.com/2017/07/03/como-y-porque-crear-un-banco-de-semillas/?utm_campaign=noticias-bio-eco-actual-08072017&utm_medium=email&utm_source=acumbamail

Recipientes para el almacenamiento de semillas en estanterías de metal dentro de la bóveda

Las semillas son la parte reproductiva de los vegetales, las que contienen todo el código genético para originar nuevas plantas como ellas. Son resistentes, de fácil conservación y transporte, e indispensables para generar una nueva cosecha, por lo que desde la prehistoria se ha aprendido a guardarlas como pequeños tesoros. De ahí el nombre de Banco de semillas.

Esto ha funcionado así hasta las últimas décadas, en que una gran parte de la población se ha desvinculado de la actividad agraria y de la naturaleza. Con ello, muchas especies autóctonas han perdido sus guardianes tradicionales, y la diversidad disminuye cada año, se pierden centenares a lo largo del planeta. Cada vez que un horticultor deja de cultivar su huerto, su conocimiento y sus variedades de semillas desaparecen.

Al mismo tiempo un grupo de empresas multinacionales con un inmenso poder económico -Monsanto, DuPont, Syngenta, y Groupe Limagrain- ha modificado genéticamente las especies más comunes para patentarlas y tener la exclusividad de venderlas, uniformando el mercado.

Estas semillas OMG no son fértiles, es decir, de su fruto no se puede volver a extraer una semilla que germine

La consecuencia es que los agricultores se han vuelto dependientes de ellas y de sus métodos de cultivo, que siempre van acompañados de una gran cantidad de productos fitosanitarios como herbicidas, plaguicidas y fertilizantes químicos de gran toxicidad.

Afortunadamente, todavía quedan muchas especies que no se han perdido. Pero es urgente que tomemos conciencia de la importancia de preservar las semillas biológicas y autóctonas, y es una tarea que hemos de hacer el mayor número de personas posible, para evitar su extinción irremediable.

Producir semillas es técnicamente muy sencillo. Sólo necesitamos partir de semillas ecológicas, paciencia y una serie de técnicas prácticas y fáciles de realizar, al alcance de todos. Para ello hemos de hacernos con un huerto o jardín orgánico. Cada huerto tendrá la impronta de la persona que lo cuida, y nunca debe ser mayor de lo que nos veamos capaces de cultivar. Diseñaremos el espacio según la disponibilidad del conjunto para cultivar nuestras hortalizas, plantas de flor y aromáticas.

Entrada a la Bóveda global de semillas de Svalbard

El primer paso es hacer un semillero para proteger el crecimiento de las platas cuando nacen. Puede hacerse en cajas poco hondas, o en tacos, y se usa tierra fértil y esponjosa, por ejemplo compost. Se coloca una semilla siempre ecológica en cada taco, o se distribuyen espaciadamente por la caja, se cubren levemente y se van humedeciendo con regularidad. Cuando crecen y empiezan a no caber, se trasladan a su lugar definitivo. Y se van cuidando observando sus necesidades y proporcionando las condiciones de sol, aire y agua necesarias para su desarrollo. Cada especie marcará su tiempo de recolección. Además de usar para alimentarnos la mayoría de plantas de nuestro huerto, siempre dejaremos unas cuantas para que realicen el ciclo completo de su desarrollo y nos permitan la recolección de sus semillas.

Este círculo de fertilidad (semilla-planta-fruto-semilla) es sencillo de realizar, sólo requiere respetar los tiempos precisos que marca la propia variedad de planta para potenciar su desarrollo sin venenos fitosanitarios. Una vez que ha completado, llega el tiempo de la cosecha.

Técnicas para recoger las semillas:

  • Semillas dentro de vainas: Se recolectan cuando las vainas están completamente secas en su planta. Se rompen las vainas y se extraen las semillas. Se retiran las impurezas y se guardan. Además de legumbres como judías, guisantes y habas, forman pequeñas vainas también las crucíferas como coles, coliflores, kale y rabanitos.
  • Semillas en inflorescencias: Se recolectan con la flor completamente seca. Se corta la flor entera y se separan las semillas manualmente de las cápsulas que las contienen. Se avientan para eliminar impurezas. Además de zanahoria, apio y perejil, también para cebollas y puerros.
  • Semillas de plantas de hoja: Las semillas están dentro de sus cápsulas. Hay que dejarlas secar completamente antes de cortar las cápsulas de la mata. Luego se aprietan para reventar la cápsula y extraer la semilla manualmente. Ejemplo: lechuga, escarola, acelga, remolacha, espinaca.
  • Solanáceas: Se han de recoger con los frutos muy maduros. En los tomates se saca la parte gelatinosa con la semilla, en berenjenas se pone toda la pulpa donde hay semillas, se introduce en un recipiente de vidrio, en su propio jugo o cubierto de agua, se cierra y se deja fermentar una semana, hasta que se crea una fina capa blanca en la superficie, luego se limpian con abundante agua, se decantan con un recipiente grande lleno de agua y se cuelan. Por último se secan. Tomates y berenjenas, pero también es así para los pepinos.
  • Cucurbitáceas: Se dejan madurar completamente en la mata, se abren, se vacían de semillas, se limpian y se dejan secar completamente. Calabazas, calabacines y melones.
  • Aromáticas: Todas las especies de aromáticas se han de cosechar secas en sus plantas. Luego se limpian de impurezas con cribadoras muy finas por su pequeño tamaño. También se puede almacenar con los restos de planta. Albahaca, menta, marialuisa, romero.

Recolectar semillas es un trabajo meticuloso, de paciencia y continuidad, pero muy satisfactorio

Recipientes para el almacenamiento de semillas en estanterías de metal dentro de la bóveda

Una vez recogidas las semillas se pueden limpiar tamizándolas con un colador para eliminar las impurezas, o también aventarlas. El secado puede hacerse en platos al sol, o cerca de una fuente de calor. Antes de almacenarlas es necesario seleccionarlas para desechar las que no estén en condiciones.

El almacenamiento se hace en botes de vidrio cerrados y fechados, con el nombre de la variedad, sus características y de donde provienen. Un truco para asegurarnos de mantenerlas secas es introducir trocitos de tiza que absorban la poca humedad que pueda quedar para que no se estropeen las semillas. Se guardan en un lugar seco y fresco. Estas semillas quedan liberadas para la vida.

Autor: Quico Barranco. Abuelo Hombre-Semilla en el camino Rojo. Productor y recuperador de semillas ecológicas – www.semillasmadretierra.com
Bio Eco Actual Julio-Agosto 2017

 

SEMILLAS, ¿bien común o propiedad corporativa?

El Colectivo de Semillas de América Latina presenta el documental: Semillas ¿Bien común o propiedad corporativa?

Producido conjuntamente por ocho organizaciones de América Latina y editado por Radio Mundo Real, el documental “Semillas ¿Bien común o propiedad corporativa?” recoge las experiencias y luchas de los movimientos de defensa de las semillas criollas y nativas en América Latina desde Ecuador, Brasil, Costa Rica, México, Honduras, Argentina, Colombia y Guatemala.

Las protagonistas son las semillas criollas, nativas, nuestras, en manos de las comunidades campesinas y los pueblos indígenas. El documental aborda la defensa de las semillas nativas como parte integral de la defensa del territorio, la vida y la autonomía como pueblos, la relación entre las mujeres indígenas y las semillas nativas, los flujos de semilla en las comunidades, la historia del origen del maíz, las ceremonias mayas sobre la importancia de las semillas, el agradecimiento y bendición de semillas, las ferias e intercambios de semillas, y las experiencias locales de recuperación y manejo de semillas criollas.

También están presentes las luchas contra las leyes de semillas y contra UPOV 91, contra la imposición de semillas transgénicas, la denuncia de la devastación que implican los transgénicos y la resistencia a las fumigaciones y al avance del agronegocio.

Les invitamos a ver el documental y compartirlo para seguir defendiendo las semillas como patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad en el camino de la soberanía alimentaria.

El Colectivo de Semillas de América Latina está compuesto por: la Asociación Nacional para el Fomento de la Agricultura Ecológica (ANAFAE) de Honduras, la Red Nacional para la defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala (REDSAG), la Red de Biodiversidad de Costa Rica, el Grupo Semillas de Colombia, Acción Ecológica de Ecuador, Articulación Nacional de Agroecología de Brasil, Acción por la Biodiversidad de Argentina y GRAIN.