Esperando al tren (Documental)

Corto documental de la situación de Murcia con la llegada del Ave y la necesidad de soterrarlo junto con el tren corriente que divide la ciudad dejando peligrosos pasos a nivel.

Realizado por alumnos de 4º curso de c.audiovisual y periodismo de la universidad de Murcia.

Red de ciudades por la agroecología

En septiembre tenemos una cita en València

http://www.ciudadesagroecologicas.eu/jornadas-valencia/

Y la cita serán las Jornadas ‘Sociedad civil, alimentación y ciudades sostenibles‘, que se celebran el 14 y el 16 de septiembre de 2017 en el Palacio de la Exposición, en la calle Galicia, 1. Desde el Comisariado de la Capitalidad Mundial de la Alimentación Sostenible-València 2017 (Ayuntamiento de València), el Ayuntamiento de Zaragoza y la Red de Ciudades por la Agroecología tenemos el placer de invitaros a estas jornadas. La intención del evento es fortalecer los procesos y herramientas de gobernanza alimentaria para la sostenibilidad, desde el papel protagonista de la sociedad civil junto con el resto de actores del sistema alimentario en los territorios.

En esta línea, el evento persigue los siguientes objetivos específicos: 

  1. Dar un impulso a la Red de Ciudades por la Agroecología, en línea con la aplicación del Pacto de Milán sobre Políticas alimentarias Urbanas en el Estado español.
  2. Fortalecer y crear alianzas entre los distintos actores implicados en la promoción de sistemas alimentarios locales en cada territorio y entre los territorios.
  3. Desarrollar herramientas para la gobernanza alimentaria desde la sociedad civil.
  4. Establecer puentes de diálogo hacia Cumbre mundial de alcaldes de ciudades firmantes del Pacto de Milán, a celebrar en octubre en València.

Para ello, el programa combina momentos de reuniones de trabajo de Redes y organizaciones sociales, talleres colectivos de reflexión sobre gobernanza alimentaria y ponencias y microponencias sobre proyectos prácticos:

Encuentro de la Red de Ciudades por la Agroecología (reunión de trabajo para delegaciones oficiales de ciudades)

  • Jueves 14 de septiembre – 16 h: Reunión de la Red de Ciudades.
  • Viernes 15 de septiembre _ 9:30 h: Grupos de trabajo de la Red de Ciudades por la Agroecología (solo para las delegaciones de ciudades)

Jornadas sobre ‘Sociedad civil, alimentación y ciudades sostenibles’

Estas Jornadas ofrecen un espacio a la sociedad civil para poder dialogar, debatir, encontrarse y aprender de diferentes experiencias en torno a la gobernanza alimentaria urbana. Celebradas en el marco de la Capitalidad Mundial de la Alimentación Sostenible – València 2017, tienen como objetivo fortalecer los procesos y herramientas de gobernanza alimentaria entre los diferentes actores del sistema alimentario, especialmente en los territorios implicados en la Red de Ciudades por la Agroecología.

Con este encuentro pretendemos:

  • Fortalecer y crear alianzas entre los distintos actores implicados en la promoción de sistemas alimentarios locales en cada territorio y entre los territorios.
  • Desarrollar herramientas para la gobernanza alimentaria desde la sociedad civil.
  • Conocer diferentes experiencias y aprendizajes sobre sistemas alimentarios locales y agroecológicos en el marco del Pacto de Políticas Urbanas Alimentarias de Milán.

Con lo concluido en estas Jornadas estableceremos puentes de diálogo hacia la Cumbre Mundial de alcaldes de ciudades firmantes del Pacto de Milán, que se celebrará en un mes en València.

En este enlace puedes descargarte el programa definitivo en pdf.

Pincha aquí para acceder al formulario de inscripción general en el encuentro

Pincha aquí para acceder al formulario para delegaciones de ciudades de la Red de Ciudades por la Agroecología
¿Qué tipo de iniciativas vamos a compartir?

Experiencias y aprendizajes sobre sistemas alimentarios locales y agroecológicos en el marco del Pacto de Políticas Urbanas Alimentarias de Milán. Queremos conformar paneles de buenas prácticas sobre gobernanza, acceso la tierra y territorio, políticas locales, distribución y dinamización del sector agrario.

Los fondos buitre carroñean con lo más básico: techo, pan y luz

https://www.elsaltodiario.com/femenino-rural/los-fondos-buitre-carronean-con-lo-mas-basico-techo-pan-y-luz

Los fondos buitre carroñean con lo más básico en la ‘Finca España’: Con el techo, con el pan y con la luz, entre otras necesidades.

Los fondos buitre y Luis de Guindos Eduardo Luzzatti

Femenino rural

En la España postburbuja inmobiliaria, los buitres, a menudo alimentados por conocidos bancos nacionales e internacionales y guiados por los serviles córvidos políticos estratégicamente situados en las Administraciones Públicas, tal que el ministro de Economía, el banquero de inversión Luis de Guindos, devoran los despojos de un pueblo esquilmado. El resultado son cientos de miles de familias desahuciadas y con deudas de por vida en un país con un gravísimo problema de vivienda irresuelto; unos productos agroalimentarios menos saludables y más caros producidos por empresas que han adelgazado sus plantillas y precarizado a sus trabajadoras; y una cadena de demandas por una gestión energética que ha pasado de las primas envenenadas a las renovables de Zapatero a la imposición del impuesto al sol de Rajoy. En esta fase del saqueo, tras la socialización de las pérdidas, buitres privados engordan a costa de lo público, sacando tajada de una deuda pública estratosférica ilegítima que pagaremos con sangre, sudor y lágrimas durante generaciones si no logramos impedirlo.
El sector inmobiliario es, sin duda, uno de los preferidos por los buitres en un país donde entre 1997 y 2007 se permitió construir al año, “más viviendas que Alemania, Francia, Italia y Reino Unido juntos”1. Las consecuencias de aquella exuberancia irracional las seguimos pagando las mismas.
Entre los objetivos de los buitres hay hoteles, oficinas, activos logísticos, hipotecas y viviendas, muchas viviendas. Las de protección oficial protagonizan algunos de los casos más sangrantes. Como las 1.860 viviendas de alquiler social que Blackstone compró a la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) siendo alcaldesa Ana Botella, la mujer de José María Aznar, por 127,5 millones de euros, a una media de 69.000 euros por vivienda. Las consecuencias de la gestión buitre para los inquilinos no se hizo esperar: Subidas de las rentas, condiciones abusivas, arbitrariedades y desahucios indiscriminados. Hasta que en mayo de 2017, el Tribunal Supremo cortaba las alas al buitre Blackstone (a través de su filial Fidere) protegiendo los derechos de las inquilinas de esas viviendas sociales2. En junio, la EMVS, dependiente del Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena, ha propuesto declarar nula la venta. 3
En una operación similar, en junio de 2017, el Tribunal Supremo ha admitido a trámite un recurso presentado por los afectados por la venta de 2.935 viviendas públicas del IVIMA, dependiente de la Comunidad de Madrid, a los buitres Azora-Goldman Sachs por 201 millones de euros. Afectados y la Asociación Corruptil han pedido a los tribunales que investiguen posibles “acuerdos entre tres fondos de inversión (Goldman, Blackstone y Cerberus) para adjudicarse cada uno las operaciones inmobiliarias de envergadura realizadas en Madrid por administraciones del PP”. Otra de esas operaciones fue la concesión de la SAREB (banco malo) de 52.000 préstamos de Bankia a Cerberus. Casualmente, el hijo del expresidente del Gobierno, José María Aznar, y la exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, José María Aznar Botella, es consejero de Cerberus a través del córvido local Poniente Capital. 4
El top ten de inversores en deuda ‘distressed’ (en dificultades) inmobiliaria en Europa en el segundo trimestre de 2015, según el informe ‘From Puerto Rico to the Dublin Docklands; vulture funds and debt in Ireland and the global south’ ha sido, por este orden: Cerberus, Deutsche Bank / Apollo, Lone Star, JP Morgan, Oaktree Capital, Fortress / Eurocastle, Sankaty, Blackstone, Goldman Sachs y Otto Group. La gran mayoría de ellos se ha puesto las botas en la hiperendeudada España tras el descalabro del ladrillo.

El buitre que acorraló a Argentina, Paul Singer, huele la sangre de los despojos del Popular

El especulador buitre por antonomasia, Paul Singer, que acorraló a Argentina5, también quiso pillar cacho en España. Uno de sus fondos buitre, Elliott, se hizo en 2015 con pisos de Bankinter por 60 millones de euros. Previamente, adquirió 1.354 millones de euros en créditos fallidos de Bankia (junto con Cerberus y la empresa noruega de recobros Lindorff) y 300 millones del Santander, con unos descuentos del 95%. A partir de ese momento, Lindorff acosa a sus clientes vía telefónica, presencial y judicial y los maltrata con frases como ésta: “Estás hablando por teléfono, alguien te lo pagará. Quien te paga el teléfono, que te pague la deuda. En algún sitio vivirás. Quien te acoge, que te pague la deuda”.6
Elliott también compró la firma de recuperación de deudas doméstica Gesif para convertirla en su base de operaciones en el mercado español. Su directora general era Melania Sebas­tián, exresponsable de Ges­tión de Información de Banca Co­mercial de Caja Madrid, quien seguiría en la usurera Gesif. Nótese cómo una exdirectiva de Caja Ma­drid hace de intermediaria entre la ya nacionalizada Bankia y el fondo buitre Elliott.
Paul Singer no ha sido el único en ponerse las botas en el muladar ibérico. Ni mucho menos. A finales de 2014, 41.200 millones de euros de los 50.000 del banco malo o SAREB pasaron a ser gestionados por tres fondos oportunistas estadounidenses: Cerberus (Haya Real Estate),TPG y Apollo, que se hicieron con las plataformas inmobiliarias de algunos de los principales bancos españoles: Bankia, CaixaBank y Santander, respectivamente7. Los tres fondos más Solvia, del Sabadell, desembolsaron inicialmente 600 millones de euros por 126.000 activos, entre préstamos e inmuebles. Fuera del banco malo, Blackstone se adjudicó la plataforma inmobiliaria de Catalunya Caixa, Cerberus la de Cajamar, Centerbridge la de BMN, Lone Star la de Kutxabank y Värde-Kennedy la del Popular.
La tendencia sigue a día de hoy. Unos meses antes de que el Santander comprara el Popular por un euro en junio de 2017, éste vendió una cartera de deuda de 220 millones de euros de principal aportando como colateral activos hoteleros. También colocó 400 millones de euros con activos colaterales de viviendas, plazas de garaje y trasteros. Los compradores fueron Apollo y Blackstone, respectivamente.
Las pérdidas ocasionadas por el colapso del Popular han provocado decenas de demandas, entre ellas, por parte de la estadounidense Pimco, una de las mayores gestoras de fondos del mundo, que baraja demandar desde al Santander hasta al Banco Central Europeo (BCE), o al fondo de rescate europeo8. El propio Paul Singer, a través de Elliott Management está sondeando el mercado para comprar antiguos bonos del Popular a precio de saldo (valorados en menos del 5% sobre su valor nominal) y negociando con otros fondos un frente común para pleitear contra el proceso de resolución del banco. También a través de su filial Bentham Ventures, “explora oportunidades en relación a Popular con vistas a una actuación coordinada”, según fuentes cercanas a la entidad citadas por ‘Expansión’. El fondo pagaría los gastos legales de los fondos en el proceso, y en caso de éxito se llevaría una parte de la potencial compensación.9
Hasta marzo de 2017, la inversión inmobiliaria en España superaba los 3.400 millones de euros. Sus protagonistas, conocidos fondos que operan como buitres: GreenOak, Värde, Blackstone… A la altura de abril de 2017, sólo Bankia, Sabadell, Deutsche Bank y BBVA habían colocado 1.600 millones de euros a Blackstone, Grove u Oaktree.

Buitres a la espera del rescate de autopistas de peaje en quiebra

Los buitres no le hacen ascos a nada. Por ejemplo, a las autopistas de peaje que se construyeron también en la era Aznar, hoy en quiebra. En total, nueve. Cuatro buitres (Taconic, Kingstreet, Strategic Value y Atlestor) se han quedado con la mayor parte de su deuda financiera, que asciende, junto con la que está en manos de bancos como Deutsche Bank, JP Morgan, Goldman Sachs o Bankia y concesionarias, a cerca de 6.000 millones de euros, que pretenden que asuma el Gobierno. Los fondos han contratado a la firma especializada Houlihan Lokey, conocida por su intervención en Lehman Brothers o Abengoa.
Los citados fondos compraron la deuda a bancos españoles y extranjeros que habían participado en la financiación de las obras y que decidieron irse ante la dificultad de llegar a un acuerdo. Lo hicieron con pérdidas, ya que en algunos casos los cobros se aproximaron al 10% del valor nominal. Entre los bancos que vendieron están Santander, BBVA, Popular, Natixis, Société Générale, ING y Bank of Tokyo-Mitsubishi…, informa ‘El País’. La cifra, cualquiera que sea, iría contra el déficit del Estado, lo cual compromete el cumplimiento de los objetivos impuestos por Bruselas.10
Los buitres tampoco le hacen ascos a otros activos inmobiliarios llamados “alternativos”, como los sanitarios, residencias de ancianos o de estudiantes. En estas últimas hozó Oaktree, con residencias en Madrid y Barcelona cuya venta ha complicado la llegada a las alcaldías de Madrid y Barcelona de Manuela Carmena y Ada Colau. 11
Oaktree, que lo mismo se da un atracón de ladrillo merendándose el banco malo del Deutsche Bank en España o zampándose las promociones fallidas en la costa que heredó el Sabadell con la compra de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), también es capaz de hincar el diente a Panrico, empresa de pan de molde y bollería, cuyos trabajadores no han parado de sufrir, incluso un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), desde que el buitre puso en ella sus garras. Finalmente, se la vendió al grupo mexicano Bimbo por 190 millones de euros, 89 millones más de lo que aportó.12 Oaktree también ha querido sacar tajada de la fábrica de productos cárnicos Campofrío.
Con las cosas de comer no se juega, dice el refrán. A los buitres eso les da igual. PJT Partners, una escisión de Blackstone, es una firma especializada en servicios de asesoramiento a la banca de inversión. Entre sus consejeros cuenta con James Costos, exembajador de EEUU en España bajo la administración Obama. Y entre sus operaciones en España, buitreras como la reestructuración de Isolux o la citada venta de Panrico a Bimbo.
PJT Partners también han participado en la venta de la mayor panadería de España, Berlys Corporación Alimentaria, anteriormente conocida como Panaderías Navarras (Panasa). Artá Capital, la firma de capital riesgo participada por Corporación Financiera Alba, y N+1, ahora rebautizada como Alantra, decidieron poner a la venta Panasa, la empresa líder en fabricación, distribución y comercialización de pan, bollería y pastelería fresca y congelada de España.13

Del pan, al aceite

Y del pan, al aceite. Resulta que la mayor productora mundial de aceite de oliva español está en manos de un fondo de capital riesgo británico, CVC Capital Partners, que opera con la lógica buitre: se hizo con la aceitera tras el fortísimo endeudamiento, que llegó a los 1.500 millones de euros, al que llevó a la compañía la irregular gestión de SOS Cuétara (germen de Deóleo), por parte de los hermanos Salazar, hoy en el banquillo por múltiples delitos societarios. Desde que el fondo de capital riesgo manipula Deóleo, que cotiza en bolsa, ha italianizado la cúpula de la compañía, los precios del oro líquido no paran de subir, alcanzando precios máximos en una década, y las condiciones tanto de la empresa como de los trabajadores no paran de empeorar. A principios de 2017, aprobó un ERE que afectó a un centenar de trabajadores, después de ir vendiendo las plantas a trozos. “El objetivo del fondo CVC es desguazar la empresa”, se temen los minoritarios, que sospechan que su objetivo es no poder pagar la hipoteca para ejecutar la deuda y quedarse con los activos a precio de saldo. CVC está presente actualmente en España en otros sectores como el textil (Cortefiel), el geriátrico (Vitalia Home), o el energético (CLH).
Precisamente, los mismos fondos buitre que encarecen el aceite de oliva español o echan de sus casas a familias enteras no tienen empacho en chupar la sangre también al sector energético. Los fondos CVC, KKR y Blackstone sobrevuelan la eléctrica que fuera española y pública Endesa para hacerse con su control, actualmente en manos del Estado italiano a través de Enel. Troceada y amputada su pata latinoamericana, los italianos destinan el 100% de los beneficios de la segunda eléctrica española a dividendos. 14
La propia Endesa negocia la compra de Renovalia Energy a Cerberus, que compró la renovable en 2015 a los exdueños de los quesos Forlasa. Algo debió de ver Cerberus en las renovables españolas pese al impuesto al sol del Gobierno Rajoy, porque en 2015 adquirió cuatro parques eólicos y varios fotovoltaicos.15 Por su parte, también en 2015, Oaktree compró la empresa de renovables Eolia. Son sólo dos ejemplos. Hay muchos más. 16
Recientemente, a primeros de mayo de 2017, España perdió su primer arbitraje ante la Corte Internacional de Arreglo de Diferencias del Banco Mundial, el Ciadi, por los recortes aplicados desde 2010 a las ayudas a las renovables. El laudo dio la razón a la británica Eiser Infrastructure Limited, fondo ligado a ABN Amro, y su filial luxemburguesa Energia Solar Luxembourg y condenó a España a pagar 128 millones de euros más intereses. Esta Corte del Banco Mundial considera ilegal la transformación radical del marco regulatorio renovable español, con Zapatero primero, a finales de 2010, con Rajoy después, en 2013 y 2014.

Sobrevolando las renovables

Detrás de ésta, hay esperando otras 27 denuncias pendientes de empresas que invirtieron en renovables. “Se trata principalmente de fondos de renta variable privados que entraron en el mercado después de que la crisis hubiera comenzado, según el informe publicado por las ONG Transnational Institute y Corporate Europe Observatory”, cita Juan Hernández Vigueras, miembro del Consejo Científico de ATTAC España, que ha escrito el libro ‘Los fondos buitre. Capitalismo depredador’.
En un artículo titulado ‘Fondos buitre en España: De la especulación a los pleitos’, Hernández Vigueras explica que estas demandas se basan en el Tratado de la Carta de la Energía, un convenio multilateral que proporciona protección a los inversores en el sector energético, reconociéndoles derechos similares a los de los tratados bilaterales de inversión (TBI) y que también permiten a las empresas demandar a los gobiernos ante los tribunales internacionales de arbitraje.
Llama la atención que muchos de estos demandantes están asesorados por la firma de abogados Allen & Overy, que casualmente ha asesorado a Eiser, la que ha ganado el primer arbitraje ante el Banco Mundial. Otro aspecto que destaca el informe citado por Hernández Vigueras en su artículo es cuándo invirtieron estos fondos: “Cuando llegó la mayoría de estos inversores extranjeros, España estaba en plena crisis económica y ya habían comenzado las restricciones a las subvenciones a la energía solar. Lo que permite pensar que estas firmas practicaban estrategias especulativas similares a los fondos buitre, buscando la rentabilidad en la garantía del Estado que lograrían vía pleitos”. 17
De este modo, vemos cómo los mismos buitres son capaces de especular con la vivienda, con la alimentación y con la energía. Han picoteado en muchos otros sectores, como el de las apuestas deportivas (Blackstone jugó en Codere) o las clínicas dentales, como la polémica Vitaldent, donde opera Javier Botín, de la familia que preside el Santander. En muchas ocasiones, los buitres vienen de la mano de presuntamente prestigiosos bancos nacionales e internacionales, que aunque se escondan tras cambios de nombre y se protejan en paraísos fiscales, tienen igualmente las garras manchadas de sangre.

www.femeninorural.com

NOTAS
1 En España se construyen más viviendas que en cuatro países europeos juntos. Idealista.com (30/04/2004). Ver online
2 El Supremo corta las alas al negocio del fondo buitre que compró viviendas sociales en Madrid. eldiario.es. (24/05/2017) Ver online
3 Carmena buscará la anulación de la venta de vivienda protegida al fondo Blackstone. CincoDias.com. (16/06/2017) Ver online
4 Amplían el cerco judicial a las operaciones de los fondos buitre con viviendas sociales. ElConfidencial.com. (12/02/2016). Ver online
5 Los fondos buitre que acorralan Argentina también van a por ti. Diagonalperiodico.net. (05/07/2014). Ver online
6 “Quien te paga el teléfono, que te pague la deuda”, al habla los fondos buitre. Diagonalperiodico.net (14/10/2013). Ver online: “Quien te paga el teléfono, que te pague la deuda”, al habla los fondos buitre
7 Sabadell, Haya, TPG y Apollo gestionarán la cartera de Sareb. Cinco Días. (4/12/2014). Ver online
8 El gigante de los fondos Pimco estudia demandas tras perder 280 millones en Popular. Vozpópuli.com. (12/06/2017). Ver online
9 El gigante de la inversión Elliott se ofrece a financiar pleitos por Popular. Expansion.com. (27/06/2017). Ver online
10 El delirio de las autopistas de peaje en quiebra. ElPais.com. (02/03/2017). Ver online
11 Colau y Carmena retrasan a Oaktree la venta de residencias de estudiantes. ElEconomista.es (20/10/2016). Ver online
12 Bimbo. El fondo Oaktree gana 190 millones con la venta de Panrico, 89 más de los que aportó. Hispanidad.com. (10/07/2015). Ver online
13 Los March y Alantra venden la mayor panadería de España por 400 millones. ElConfidencial.com (20/01/2017). Ver online
14 CVC, KKR y Blackstone reactivan la compra de Endesa con el apoyo de Madrid y Roma. ElConfidencial.com (08/03/2017). Ver online
15 Fondos buitre y multinacionales aprovechan el desguace de las renovables tras la reforma energética eldiario.es (14/02/2016) Ver online: Fondos buitre y multinacionales aprovechan el desguace de las renovables tras la reforma energética
16 Endesa negocia la compra de Renovalia al fondo de Aznar Jr. por 1.700 millones. ElConfidencial.com (10/02/2017). Ver online
17 Fondos buitre en España: de la especulación a los pleitos. Attac.es (03/09/2015). Ver online

España se queda sola cultivando transgénicos

http://www.bioecoactual.com/2017/09/03/espana-se-queda-sola-cultivando-transgenicos/?utm_campaign=espana-se-queda-sola-cultivando-transgenicos-frutas-y-verduras-de-septiembre-tarro-de-ensalada-detox&utm_medium=email&utm_source=acumbamail

España sigue siendo el único país de Europa en el que se cultivan cantidades significativas de vegetales transgénicos (Organismos Genéticamente Modificados, OGM). En concreto, en 2016 se cultivaron en España 129.081 hectáreas con la única variedad biotecnológica que actualmente está autorizada de acuerdo con la normativa de la Unión Europea, el maíz transgénico MON-810 (o maíz Bt), creado por la multinacional Monsanto.

La cifra de cultivos transgénicos de 2016 representa un aumento del 19,8% respecto a la extensión del maíz transgénico en España en 2015, según el balance anual mundial elaborado por el Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA, por sus siglas en inglés), una entidad que apoya sin ningún reparo el uso de cultivos biotecnológicos.

Tras España, los únicos países europeos con transgénicos son Portugal (7.069 hectáreas en 2016), Eslovaquia (138 hectáreas) y la República Checa (75). Rumanía, Polonia y Alemania, que en años anteriores tenían pequeños cultivos transgénicos, no registraron ninguna extensión con esta variedad en 2016, según se indica en el informe del ISAAA. Así pues, durante el año pasado prácticamente el 95% de los transgénicos de Europa tenían su origen en campos de nuestro país.

Luis Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace en España, considera que el informe del ISAAA viene una vez más a confirmar el “fracaso de los cultivos transgénicos después de más de 20 años de comercialización”. “Pese a que los datos muestren un incremento de la superficie respecto al año anterior, muestran también que el cultivo de transgénicos en el mundo sigue siendo muy minoritario, no llegando ni siquiera al 10% de la superficie agraria mundial; y se concentran en una veintena de países”, explica Ferreirim.

Los datos sobre cultivos transgénicos por comunidades autónomas muestran igualmente una gran concentración territorial. Del total de 129.081 hectáreas con transgénicos en España, 46.546 corresponden a Aragón, 41.567 son de campos de cultivo de Catalunya y 15.039 hectáreas de Extremadura; seguidos de Andalucía, Navarra y Castilla-La Mancha.

Luis Ferreirim destaca en este sentido que “sería importante y fundamental iniciar una profunda reflexión del uso de transgénicos en España tal como recomendaron los servicios técnicos del propio Gobierno de Aragón, puesto que los rendimientos no son mejores que los de las semillas convencionales y que las pérdidas por taladro -la plaga que evita el maíz transgénico que se cultiva en España- no son relevantes en los últimos años”.

Los sectores ecologistas que se oponen a los transgénicos consideran que la utilización de variedades manipuladas genéticamente -como el maíz Bt- responde principalmente a los intereses de las empresas agroquímicas -en este caso Monsanto- y a los agricultores que intentan sacar mayores beneficios a sus cultivos sin hacer un balance global de sus posibles impactos ambientales o sociales.

Problemas legales y oposición ecologista

Las exigencias legales impuestas a los transgénicos por la Unión Europea responden a la oposición de diversos sectores sociales y grupos ecologistas -preocupados por los posibles efectos de este tipo de variedades sobre el medio ambiente y la salud- y el planteamiento de algunos técnicos y políticos que dudan que el cultivo de OGM sea la solución a los problemas agrícolas a los que se enfrenta Europa.

Mientras que en Europa el cultivo de transgénicos sigue siendo prácticamente inexistente (sin que esta realidad provoque la ruina de agricultura europea), los políticos y agricultores de otros países se han convertido en defensores de este tipo de productos de laboratorio. Países como Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá o la India se han convertido de hecho en líderes mundial de la industria agroalimentaria de los transgénicos.

El informe de la ISAAA destaca que la superficie mundial cultivada con transgénicos alcanzó en 2016 la extensión total de 185,1 millones de hectáreas, algo superior a las 179,7 millones de hectáreas en 2015 y las 181,5 millones de hectáreas en 2014. “En 2016, un total de 26 países, entre los cuales se encontraban 19 países en desarrollo y 7 países industrializados, plantaron cultivos biotecnológicos [transgénicos]”, expone el resumen del informe.

La nota informativa difundida por la ISAAA para presentar su informe anual acumula una larga lista de elogios hacia los cultivos transgénicos; en algunos puntos utilizando expresiones claramente propagandísticas. “Los cultivos biotecnológicos se han convertido en un recurso agrícola indispensable para los agricultores de todo el mundo debido a la gran cantidad de beneficios que ofrecen por su mejor productividad y rentabilidad así como también, por el menor esfuerzo que requieren”, afirmó el presidente de la junta directiva del ISAAA, Paul S. Teng. “En los países en desarrollo, la plantación de cultivos biotecnológicos [transgénicos] ayudó a aliviar el hambre aumentando los ingresos de 18 millones de pequeños agricultores y de sus familias y logrando que disfrutaran de estabilidad financiera más de 65 millones de personas”, asegura la nota difundida por la ISAAA; en una de las afirmaciones que evidentemente no comparten los grupos ecologistas y otros sectores sociales críticos con la industria de los transgénicos.

Luis Ferreirim destaca que uno de los ejemplos del poco éxito de los transgénicos a escala global es que “siguen predominando los mismo cultivos que hace 20 años: los tolerantes a herbicidas y a insecticidas”. Además, el portavoz de Greenpeace recuerda que los principales cultivos transgénicos “no están destinados a la alimentación directa humana, sino a la alimentación de animales, que no pueden elegir lo que comen”.

Autor: Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia

 

Oro verde, las semillas libres de la huerta de Europa

 http://www.eldiario.es/murcia/Oro-semillas-libres-huerta-Europa_0_681382629.html

La Almajara del Sur es un vivero murciano que trabaja con variedades tradicionales, que no están patentadas y no son híbridas; como su vivero, en España, hay pocos “se pueden contar los dedos de las manos”

Perder la posesión de las semillas, “que no deben tener un dueño físico, es grave para la consecución de nuestra soberanía alimentaria”, se lamentan los creadores del proyecto

Su radio de acción va desde Almería a Alicante, pasando por Murcia, Albacete o Jaén

Erena Calvo

Rafael, ingeniero agrónomo, y Javier, biólogo, pusieron en marcha su vivero hace cinco años E.C.

Rafael García, ingeniero agrónomo, y Javier Cerezuela, biólogo, trabajan desde hace casi una década para frenar la desaparición de las variedades tradicionales hortícolas de la Región de Murcia; un 80 por ciento de ellas está en peligro de extinción. Estamos hablando de más de un millar de hortalizas autóctonas. Oro verde.

Hace cinco años que crearon sus propios viveros, La Almajara del Sur, en la huerta murciana de Cehegín, en el noroeste de la Comunidad.

Rafael y Javier trabajan con semillas de variedades tradicionales, pero también con semillas libres, que quedan fuera del sistema de las patentes. Es su compromiso ético. Como su vivero, en España, hay pocos. “Se pueden contar con los dedos de las manos los que tienen producción únicamente ecológica y que opten por este tipo de semillas, la mayoría de los viveros ecológicos a su vez producen en convencional.

En 2008 fue cuando comenzaron a interesarse por la producción de plantas y semillas tradicionales en ecológico y se unieron a un grupo de investigación de la Universidad de Murcia (UMU).

“Caracterizábamos semillas antiguas en un banco de la UMU donde trabajábamos con el catedrático José María Egea, muy conocido por sus proyectos de recuperación de variedades, un proceso de exploraciones que se llevó a cabo sobre todo en pueblos pequeños de interior”, porque en las zonas muy industriales como el Campo de Cartagena o el Valle del Guadalentín, cuenta Rafael, la gente ya no guarda las semillas. Las prospecciones de Egea se dirigieron más a la zona Noroeste, en la Serranía del Segura.

Rafael y Javier lo que hicieron fue “dinamizar” esos estudios. “Montamos una asociación para intercambiar las semillas”, que está dentro de la Red Estatal de Semillas. Y crearon también el vivero para divulgar las variedades sobre el terreno e introducirlas en la cadena de comercialización “aunque fuera a nivel local, a pequeña escala, con los agricultores ecológicos”, como una estrategia para la conservación in situ de las variedades.

Las semillas con las que trabajan además, son semillas libres, fuera del sistema de las grandes multinacionales que manejan las patentes. “Nuestra decisión fue no utilizar semillas patentadas ni híbridas; la mayoría están certificadas porque se las compramos a algunas empresas rebeldes que se dedican a ese tipo de semillas”.

En sus almacenes guardan decenas y decenas de botes de semillas E.C.

En España solo hay una, “que nosotros conozcamos”, Les Refardes, de Cataluña. En Francia, donde hay mucho movimiento campesino, hay alguna más; y sobre todo compran a Austria, Alemania e Italia, “donde quedan empresas de semillas libres que no están metidas en el tema de los híbridos y las patentes”, explica Rafael mientras Javier se apresura en el vivero para preparar los próximos pedidos.

“A nivel ético, intentamos poner nuestro granito de arena para desmercantilizar este tema; perder la posesión de cosas como las semillas que no deben tener un dueño físico es grave para la consecución de nuestra soberanía alimentaria”.

Trabajan con muchas variedades de tomate, pimiento, berenjena, calabazas o judías, “ hay muchísimas variedades, aunque nosotros las hemos reducido a aquellas que productores y consumidores han valorado mejor”.

El “tirón” ecológico

Su público suelen ser pequeños o medianos agricultores; uno de los objetivos del vivero es que el productor y consumidor ecológico local tengan capacidad de distinguirse con variedades singulares que no se encuentran en el mercado convencional.

Un 60 por ciento de sus clientes son agricultores de cercanía, que producen para comercializar sus productos en el mercado local, y el resto, amateur, que cultivan su propio huerto. “Ha habido un tirón muy fuerte en los últimos años en la puesta en marcha de huertos urbanos, o de terraza, por ejemplo”.

Pero, “de vez en cuando”, llegan hasta ellos grandes productores, “les da el subidón porque ahora se reclama mucho el producto gourmet, está de moda”, dice Rafael.

“No es fácil para ellos porque las variedades tradicionales son muy peculiares, y no son como los híbridos, a los que les echas tres productos y salen perfectos; hay que tener en cuenta muchas cuestiones, ver cómo se adaptan al terreno, cómo responden, y los grandes agricultores no tienen tiempo; y no pueden introducirlas en sus sistemas productivos”.

“¿Que cómo se aprende a cultivar esas variedades?” Pues “como antaño”, cuenta Rafael, cultivando y probando. No hay otra.

Ellos tienen su propio campo de experimentación de 6.000 metros cuadrados, donde prueban todas las variedades que venden para poder asesorar luego a los agricultores que trabajan con ellos. Es su almajara, que significa tierra abonada con estiércol para que germinen pronto las semillas.

Como dice Rafael, aquí siempre hay mucho trabajo porque “todo lo hacemos nosotros de manera tradicional y lleva mucha mano de obra, no tenemos maquinaria”.

Las semillas tradicionales y libres, además, “son más caras” porque las empresas que las producen cuentan con poca mecanización y hacen un trabajo muy artesanal de selección.

El 80 por ciento de variedades que llegan a La Almajara del Sur se compran y “las locales de Murcia las tenemos que hacer nosotros porque si no, no las hace nadie; no las encuentras en ningún sitio”.

Habla mientras señala las estanterías de uno de sus almacenes, donde se acumulan decenas y decenas de botes de semillas que les han dado o intercambiado agricultores o la Red de Semillas “y todavía no hemos probado; cada año experimentamos con algunas y reproducimos las que ya tenemos”.

Tienen su campo de experimentación, donde prueban todas las variedades que venden E.C.

Las que ya saben que funcionan las guardan en una nevera “normal”. “Antes secamos artesanalmente las semillas y les bajamos la humedad a un 5 por ciento para meterlas en tarros herméticos, así reducimos la degeneración de la semilla”.

Los planteles también los siembran a mano, cuenta mientras nos enseña uno que tiene encima de la mesa de coliflor morada y otro de pak choi, “una col china que tiene mucho hierro y nos reclaman mucho últimamente”.

Como fertilizante, utilizan turba ecológica, que no está fertilizada con productos químicos, con hummus de lombriz y fibra de coco. “Este es el reto más grande para el viverismo ecológico porque pensamos que el utilizar turba no es un recurso tan sostenible, aunque se regenera naturalmente se utiliza mucho más rápido de lo que se regeneran las turberas”.

Uno de sus trabajadores sembrando a mano los planteles E.C.

Su radio de acción va desde Almería a Alicante, pasando por Murcia, “y a veces llega gente también de Albacete o Jaén”. En Alicante es donde más éxito tienen. “Hay mucha población extranjera y quizás existe una mayor sensibilidad hacia estos temas”. En Murcia hay muchas hectáreas de agricultura ecológica, confirma, “de arbolado y hortaliza, pero la mayoría es para exportar”.

Rafael insiste. “Nos dirigimos más a los pequeños agricultores que quieren consumir variedades de la zona, o saber que la planta la hace una empresa de la zona y formar parte de alguna manera de esa cadena de valor”.

Lo compara con la gastronomía. “Nuestros productos están hechos poco a poco, a fuego lento; es como hacer un puchero en una olla rápida, la comida puede que sea igual de nutritiva pero pierde sabor”. Por eso, dice, muchos de los clientes que vienen por aquí son gente mayor, “los que al final más valoran lo auténtico del sabor”.